Fueron los árabes los que inauguraron esta historia, aunque cabe decir que se han encontrado yacimientos de la época del Calcolítico y del Bronze, hecho que demostraría que ya se habría ocupado la zona en un pasado aun más lejano, pero no se tiene suficiente información como para establecer una cronología con pies y cabeza.

Los árabes estrenaron el lugar colocando una fortaleza en el muro que separaba la parte árabe de la península con la cristiana, dándole el nombre de Wad-al-Hayara (“valle de las rocas” en árabe). La ciudad estuvo dominada por el Islam hasta el siglo XI, período de tres siglos del cual nos quedan joyas como el puente sobre el río Henares y las ruinas de Alcazar.

  • En el año 1085, Guadalajara es conquistada por el rey castellano Alfonso VI.
  • Guadalajara bloquea definitivamente el avance de las tropas musulmanas causando el retroceso almorávides y almohades en el año 1212. A partir de ahí se empieza a desarrollar la economía, creando una extensa comunidad de pastos.
  • En el siglo XVII Guadalajara sufrió las consecuencias de la crisis de la época, causando que los Mendoza (familia poderosa establecida desde el 1214) se trasladaran a Madrid.
  • A comienzos del siglo XVIII, Guadalajara fue saqueada durante la guerra de Sucesión llevándola a su peor momento. El rey Felipe V logró evitar la ruina completa mediante la creación de la Real Fábrica de Paños, que aseguró otro crecimiento económico estable hasta el siglo XIX.
  • Guadalajara volvió a caer en la crisis al final de la guerra de independencia (1813).
  • La Real Fábrica de Paños cierra en 1822 y Guadalajara consigue sobrevivir hasta el siglo XX gracias a su función administrativa y su sede de instituciones públicas.
  • Con más de 11.000 habitantes la ciudad llega al siglo XX con un desarrollo industrial nulo.
  • Guadalajara vuelve a sumirse en la crisis durante 20 años después la guerra civil, desde entonces Guadalajara ha ido creciendo lentamente hasta día de hoy .