Guadalajara, además de su rica historia cultural, artística y política, es hoy en día una ciudad pujante. Su complicado recorrido siempre estuvo signado por ciudades más importantes, como Madrid, Toledo Alcalá de Henares, por lo que la pequeña Guadalajara pasó desapercibida en muchos sentidos, para bien o para mal.

Sin embargo, en las últimas décadas del siglo XX la ciudad comenzó a vivir un resurgimiento económico y poblacional. Guadalajara fue elegida para descomprimir industrialmente a Madrid, lo cual trajo consigo también un crecimiento en su cantidad de habitantes. Hoy por hoy, la ciudad cuenta con una población de más de 80.000 personas, y es una de las ciudades españolas con mayor tasa de crecimiento poblacional relativo. Nuevos barrios y urbanizaciones han surgido en las últimas décadas para cubrir esta demanda.

Actividades económicas

Guadalajara es hoy una de las llamadas “ciudad dormitorio” de Madrid, y está íntimamente ligada a ésta. Sus principales motores económicos son el área administrativa, la industria, y el turismo. De la mano de estas actividades principales han florecido muchas otras, como el turismo y el entretenimiento.

Un buen ejemplo es el ámbito de las apuestas. Al igual que todas las grandes ciudades de la región, Guadalajara cuenta con salas de apuestas de toda clase. Miles de personas se vuelcan a estas salas, sin duda una actividad en crecimiento.

Además de las salas de juegos, los habitantes y visitantes de la ciudad utilizan plataformas online como ScratchMania para satisfacer la gran demanda existente en lo referente a casinos y salas de apuestas. Guadalajara cuenta con una población joven que utiliza las apuestas como uno de sus principales modos de recreación, al igual que en el resto de España.

El turismo también realiza un gran aporte a la ciudad. No sólo a nivel económico, sino también en lo que hace a actividades culturales y a la protección de su rico patrimonio arquitectónico y artístico. Las fiestas tradicionales invitan a los visitantes a conocer la ciudad, a la vez que aputalan el sentimiento de pertenencia de sus habitantes.